En Cocinas Domus sabemos que uno de los aspectos más importantes de una cocina es la iluminación. Debe incluir una correcta combinación entre la luz natural y la luz artificial para conseguir una iluminación perfecta de la cocina. Hay que aprovechar al máximo la luz natural sin obstaculizar su entrada. También hay que instalar luz artificial general. Y finalmente colocar distintas luces específicas para las distintas actividades a realizar en la cocina. Para todos los usos es recomendable utilizar luz led por su bajo consumo y larga vida útil.
Para la iluminación general lo más recomendable es repartir por la cocina focos empotrados de led para conseguir una luz uniforme y constante. Y para las zonas específicas de trabajo, de cocción o de fregadero, utilizar tiras de led acopladas en la base de los muebles altos. Estas con luz fría para ver correctamente el color de los alimentos.
Para la zona de la mesa o si la cocina tiene una isla, una buena opción son las lámparas colgadas, estas con luz cálida.
A tener en cuenta que las campanas actuales tiene luz incorporada que ilumina también la zona de cocción y sirven como luz ambiental.