Una isla proporciona una solución ideal de diseño para cocinas que sean amplias, ofrecen una optimización del espacio, además de ser funcionales y decorativas.
En cocinas pequeñas también podemos colocar una isla que amplíe la superficie de trabajo y que cumpla las funciones de un office cuando no es posible crear un comedor independiente.
Para que la isla de cocina resulte cómoda, hay que dejar a su alrededor unos 70-90 cm libres que permitan abrir puertas y cajones fácilmente y que creen zonas de paso lo suficientemente amplias. En el catálogo de Cocinas Domus Palencia ofrecemos cuatro opciones para conformar una isla:
-Isla como zona de trabajo y almacenamiento
-Isla con fregadero
-Isla con placa para cocinar
-Isla con fregadero y placa

Según la función que vayan a tener estas islas se puede agregar sin ningún problema una mesa o una barra auxiliar para desayunos o comidas rápidas.
La decisión de elegir el tipo de isla depende del gusto del cliente, pero también de la complejidad del montaje de cada una de las anteriores opciones.
Isla como zona de trabajo: una forma de sacarle el máximo partido, es diseñarla con cajones, baldas o armarios para multiplicar la capacidad de almacenaje.
La distribución de isla más complejo es la que incluye el fregadero y la placa para cocinar, porque aparte de la instalación eléctrica y fontanería que debe hacerse a través del suelo, se necesita también una campana extractora en el techo o en la propia isla si es de encimera, anclajes adecuados y su conveniente motorización. Además de la correspondiente salida de humos.